JE, JE… LUNA. MARÍA LUISA FERNÁNDEZ. OBRAS ENTRE 1979 Y 1997

  • Fecha: Hasta el 13 de septiembre de 2015
  • Ciudad: Bilbao
  • Lugar: La Alhóndiga
  • Accesibilidad: La Alhóndiga
  • Tipo de Evento: Exposición
  • Horario:  de 11,00 a 21,00 horas





MÁS INFORMACIÓN

Esta exposición plantea un recorrido por el trabajo de la artista María Luisa Fernández (Villarejo de Órbigo, León, 1955) en el que se relacionan distintos grupos de esculturas, dibujos e instalaciones que, hasta la fecha, no se han mostrado de manera retrospectiva. Las obras, producidas entre los años 1979 y 1997, forman parte de distintos ensayos y acercamientos a la figura de un Artista ideal que está presente en la producción de la escultora hasta su última muestra individual en 1997, momento que da paso a un largo periodo de inactividad.

Je, je…luna se inicia con piezas que pertenecen al periodo de CVA (Comité de Vigilancia Artística), un colectivo concebido como ‘empresa artística’ puesto en marcha junto a Juan Luis Moraza entre los años 1979 y 1985. Esta selección de objetos y documentos surge de la reflexión crítica llevada a cabo por el grupo en torno a los mecanismos de presentación y recepción de las obras, la institución o el sistema del arte contemporáneo. Tras su participación en muestras como Mitos y delitos (Metrònom, Barcelona y Aula de Cultura, CAM, Bilbao, 1985) sus siglas se asocian a lo que se conoce como ‘Nueva escultura vasca’, un grupo de artistas asentado en Bilbao que se convirtió en referente de las prácticas y los debates artísticos que marcaron la década de los años ochenta en el contexto del País Vasco.

En ese diálogo con un tiempo y una escena concreta -calificada por alguno de sus protagonistas como de generación sin querer- se localizan las obras presentes en esta exposición. Primero como parte del colectivo y, tras su disolución, de manera individual, con importantes series de trabajos entre las que se encuentran: Máculas (1984-1985), Leyendas (1985-1986), Melenas (1988), Esculturas rojas (1989), Burladeros (1990) o Corridas (1996-1997). A lo largo de la muestra también se incluyen Burlas expresionistas (1993) y Artistas ideales (1990-1997), dos instalaciones que reúnen las principales líneas de investigación desarrolladas por la artista en su trayectoria.

Las obras de María Luisa Fernández se caracterizan por incorporar lenguajes artísticos dispares: desde los post del conceptual y el minimalismo a elementos que provienen de los cruces entre los constructivismos y la tradición de la escultura en el País Vasco, lugar de formación de la artista. También es frecuente en sus piezas el uso de los dobles sentidos y los juegos de palabras, así como la incorporación de la crítica a los relatos oficiales de la historia del arte, a cuyos intérpretes es posible rastrear en estas obras. De este modo, la artista se mantiene atenta a la influencia que en la década de los ochenta ejerció la recuperación de nociones como autoría, esfuerzo o genius loci, temas que son cuestionados de manera permanente en sus trabajos.

En este contexto, Fernández afirma que, además de producir para «tener algo que ver», es posible trabajar «para tener algo que nos mire y con lo que mirar», elaborando así una serie de modelos alternativos de Artistas que se contraponen en la sala de exposiciones a los retratos de las figuras de autoridad.

El trabajo de María Luisa Fernández forma parte de las colecciones del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid); MACBA (Barcelona); Fundación La Caixa (Barcelona); Artium, Centro- Museo Vasco de Arte Contemporáneo (Vitoria-Gasteiz); así como de distintas colecciones privadas.

La muestra será presentada en el Museo de Arte Contemporánea de Vigo, MARCO, en 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario