LOS DIAMANTES DE LA CORONA


INFORMACIÓN

Estrenada en el Teatro Circo de Madrid en 1854, “Los diamantes de la corona” es una de las partituras fundamentales de Francisco Asenjo Barbieri, con texto de Francisco Camprodón, cuya recuperación por el Teatro de la Zarzuela de Madrid en 2009, en esta producción con brillante dirección de escena de José Carlos Plaza, ha sido celebrada unánimemente por la crítica. 

Inspirada en una ópera cómica francesa de Auber, la historia narra las aventuras de una aristócrata y forajida en el Portugal del siglo XVIII. Oliver Díaz, titular de la Sinfónica Ciudad de Gijón, dirige a la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y al Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza junto a un amplio reparto en el que destacan Sonia de Munck, Cristina Faus, Carlos Cosías, Fernando Latorre o Ricardo Muñiz, en un divertido espectáculo lleno de acción trepidante planteado como un cuento infantil que permitirá a los espectadores adultos “recuperar algo de nuestra propia infancia”, en palabras del responsable escénico.

La historia parte del supuesto de que la reina María de Portugal está a punto de cumplir la mayoría de edad; hasta que llega ese momento, se ocupa de la regencia el conde de Campomayor. La reina conoce las penurias de su pueblo mientras en el joyero real hay abundantes joyas, por lo que decide convertirlas en dinero, sustituyendo para ello las joyas auténticas por otras falsas sin que nadie lo sepa. A partir de ahí, se sucede un auténtico cuento en el que aparecen princesas, soldados, bandoleros o monjes.

“El espectador debe venir al teatro con un espíritu parecido al de los niños, con la intención de jugar y divertirse sin parar. La música es excelente, los vestidos, propios de verdaderas princesas, y los decorados palaciegos recuperan la tradición de los telones pintados decimonónicos. Y el texto, en verso, no añade dificultades, así que todo parece fácil y ligero. Un espectáculo con el que se recupera también algo de nuestra propia infancia”, ha descrito la puesta en escena José Carlos Plaza.

A pesar de que algunos de sus números –como el coro “Vuelta al trabajo”, el bolero “Niña que a vender flores vais a Granada” o el final del segundo acto “Mil parabienes al orador”- pertenecen a la memoria sentimental de los amantes del género, “Los diamantes de la corona” no volvió plenamente al circuito escénico hasta que esta producción nos permite la oportunidad de disfrutar su partitura completa. En su estudio de la obra para el Teatro de la Zarzuela, del que procede la producción, María Pilar Espín resume que “a mediados del siglo XIX en España era frecuente la traducción o adaptación  de textos del teatro lírico francés favorecido, sin duda, por el paralelismo existente entre la opéra-comique y la zarzuela, al compartir la alternancia de partes cantadas y habladas.

“Los diamantes de la corona” representa un ejemplo emblemático de la historia de nuestra zarzuela grande y uno de los éxitos que ayudaron a su consolidación. Este título, a pesar de tener una fuente francesa, Les diamands de la couronne, se puede considerar una obra totalmente original, que respira con autonomía propia en cuanto a desarrollo de la historia y composición musical”.

En la obra, en tres actos, Barbieri (1823 – 1894), que compuso unas 60 zarzuelas y es considerado una figura determinante en la construcción del teatro lírico español, además de impulsar la musicología en España junto a Pedrell, desarrolla números musicales de gran enjundia y belleza de cierta influencia italiana, a la manera de Bellini y Donizetti, como era común en la zarzuela española de la época, aunque también usa ritmos de polka, procedente de la opereta. Según Espín, “Los diamantes de la corona” certifica que Barbieri “estaba en posesión de toda la técnica musical” de su tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario